EL MUSEO SMITHSONIANO DE EEUU DEBE DEVOLVERNOS EL QUIPÚ DE TALAMANCA




EL MUSEO SMITHSONIANO DE EEUU DEBE DEVOLVERNOS EL QUIPÚ DE TALAMANCA

Foto: quipú de Talamanca recolectado por el geólogo norteamericano William Gabb, que hoy se encuentra en el Museo Smithsonian, Washington.

Orlando Barrantes

El QUIPÚ es conocido mundialmente como un ordenador o computadora precolombino que le permitió al imperio incaíco, el más extenso en su época, llevar un control exacto de puentes, caminos, población, producción, historias, etc. Cada ocho días era actualizado.

Esta maravilla tecnológica antigua aún hoy no ha podido ser descifrada en su totalidad por los más connotados expertos en computación del mundo, tal su complejidad.

Lo que nadie sabía es que en Costa Rica los indígenas talamanqueños también lo utilizaron. William Gabb, geólogo norteamericano que realizó importantes exploraciones en ese campo durante los década de los 70 del siglo XIX, también era un apasionado de lo que hoy llamamos etnología y antropología y durante su estancia en esa región no solamente se dedicó a buscar oro, petróleo y carbón sino que recogió inifinidad de muestras de artefactos de arte, la guerra, agricultura, religión.

La colección luego la envió al Instituto Smithsoniano, Washington, donde aún se encuentra y la hemos denominado "Colecciónn Gabb". Algún día debe ser devuelta a nuestro país.

Gabb no se percató de que dentro de los artefactos que recogió estaba un quipú. El historiador nacional Claudio Barrantes en su libro reciente "El último cacique deTalamanca" (UNED), reproduce el informe de Gabb en donde se consigna un censo usando cuerda y nudos.

El escritor nacional Maestro José León Sánchez, con la colaboración de José Daniel Corrales, se ha encargado de organizar una campaña para que el país y el mundo adquieran conciencia de la importancia de este hallazgo, trascendental para una mejor, real y justa comprensión de nuestra historia.

Para los que siguen repetiendo el estereotipo colonialista de que nuestros los indígenas eran grupos indolentes e improductivos, el uso del quipú demuestra precisamente lo contrario: la enorme inteligencia y grado de desarrollo de nuestros antepasados.

Los españoles, en su ignorancia y barbarie, fueron incapaces de entender y utilizar este avance tecnológico talamanqueño.

Nosotros, hoy, tenemos la obligación de resaltarlo y de sentirnos orgullosos de este legado.

La forma más justa de rendir homenaje a nuestros antepasados es iniciar una campaña nacional e internacional para que el Smithsonian devuelva al país el quipú y la colección completa.

Tomado de: Facebook

1 comentario : Leave Your Comments

  1. No sabia que había otras personas interesadas en la colección de Gabb. Vivo en Talamanca, y mi esposo es descendiente del profesor Gabb. Le he mandado emails al Smithsoniano para que por lo menos nos manden en fotos la colección del profesor (hace mas de un año). Este año me contestaron, y me dijeron que tenían que contratar a un fotógrafo solo para eso. Soy profesora, y quería hacer una exhibición fotográfica acá mismo, de donde fueron recolectadas, pero sigo esperando respuesta.

    ResponderEliminar

No se aceptan notas publicitarias u ofensivas. Su comentario será aceptado si no lleva estas intensiones.