No llegemos tarde a la historia.


En Costa Rica hace poco pasamos por un referendo que marco la vida política del costarricense. Yo como miembro de la sociedad civil he pasado esa página y miro hacia el futuro esperando días mejores para todas y todos los costarricenses.

Pero esta página de la historia de mi país, nos ha dejado una lección muy importe que deseo resumir cortamente en este pequeño ensayo.

La unión entre el poder económico, político y mediático en este pequeño país nos ha marcado enormemente. Podemos apreciar como el desequilibrio de este contubernio, logro inclinar la balanza hacia uno de los lados en disputa.

Ya no es importante pensar quien pudo mas o quien pudo menos, lo importante es aprender de todo lo que nos paso de un lado y del otro en una lucha que logro crear una profunda fractura en la sociedad civil de Costa Rica.

Parece que aún recuerdo cuando cayó el Muro de Berlín, nos sentimos muy felices, y la guerra fría bajo su intensidad, pero aún con todo eso asistimos a un referendo enmarcado en plena guerra fría, parece como si el tiempo volvió a recordarnos que aún los descalificativos de esa época volvieron como una pesadilla viviente.

Lo bueno de todo esto, es que resurgimos como actores políticos, una sociedad civil activa, que supo decir acá estoy presente, deseo que mi opinión valga, que deseo otra Costa Rica mejor, para mis hijos y mis nietos.

Enmarcado en todo esto, al final el balance ha sido bueno, ya que podemos vernos hoy con un caudal y una sociedad más crítica que hace unos años. Valorar todo lo que hemos logrado como país, con sus defectos y sus virtudes. Podemos aún esperar grandes cosas para este país, a pesar de la lucha que recién pasamos y que lastimo de una manera momentánea a esta sociedad políticamente muy madura.

Con todo esto, esperamos que la nueva Costa Rica, sepa ajustarse a la altura de los tiempos, y que ya pasando la página del famoso Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y República Dominicana, con los Estados Unidos de Norteamérica (CAFTA RD) busquemos balances y equilibrios, para aprovechar de la mejor manera posible los retos del futuro, que se nos presentan de una manera muy fuerte, con crisis alimentarias, desabastecimientos, precios del petróleo cada día más elevados, una guerra contra el terrorismo de nunca acabar, pero aún así, lleguemos todos juntos como una gran familia, a ser parte de esta importantísima historia.

No me perdonaría bajo ninguna circunstancia llegar tarde a nuestra historia.

Roy Jiménez Oreamuno
http://culturapoliticayeconomica.blogspot.com/

6 comentarios : Leave Your Comments

  1. Yo en lo personal pienso que si llegó a haber una fractura, ya está en proceso muy adelantado de cicatrización. A pesar de que todavía quedan cabezas calientes que quieren seguir poniéndose pasamontañas en cada oportunidad y llaman a quemar La Nazión (ya que el boicot no resultó), es evidente que la mayoría de personas mira hacia adelante.

    Los mecanismos de participación existen. En las próximas elecciones tendremos ocasión de pasarle la factura a los políticos, según sus actuaciones en este proceso.

    Aún así, parece que algunos (cada vez menos) se empeñan en llegar tarde a la cita...

    ResponderEliminar
  2. Lo interesante Terox es que más bien como moda revolucionaria, los jóvenes no solo en Costa Rica, se cubren los rostros, creo que es para todavía acentuar su disconformidad. Y eso no debe de sorprendernos, en esta era de la globalización y de la transnacionalización, los seres humanos no tenemos rostros, no somos tomados en cuenta como seres con una valía superior. Somos simples números y simples estadísticas, que los Organismos Financieros Internacionales manejan.

    En lo referente a quemar el periódico La nación, vos muy bien sabes que es algo muy coloquial, que son maneras de externar el disgusto por medios masivos parcializados y a veces manipuladores de la información, llamados a defender ciertos derechos.
    Claro eso no solo se da en el periódico La nación.

    Al final los pasamontañas seguirán, algunos cabezas calientes llamaran a quemar algo, y ahí continuara la historia, y cada día escribiremos una nueva página.

    Lo que sí puedo yo entender es que el famoso ensayo de F. Fukuyama, El fin de la historia, se quedo corto, ya que asistimos hoy todos los días a escribir una nueva historia, y estoy seguro que aún no se da el fin de la historia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tal vez no sea el fin de la historia, a lo mejor es sólo el principio del fin...

    En todo caso, cada quién se hace su propia tumba...

    ResponderEliminar
  4. Bueno no sé si has leído El fin de la historia de F. Fukuyama, que dice que la ideología dominante, donde conjugamos el capitalismo y el libre marcado, gano sobre todas las ideologías, y hoy ante el mundo cambiante, no podemos pensar que ya todo está escrito, los últimos acontecimientos nos dicen claramente que eso no es cierto.

    El resurgimiento de gobiernos de izquierda en América Latina, y los nuevos fundamentalismos religiosos, y los nacionalismos, nos han enseñado que la historia aún no se ha terminado de escribir, al contrario ahora empieza la nueva historia.

    Y no creas ojala que cada uno hiciera su propia tumba, que se pudiera escoger como deseamos morir, muchas veces otros deciden como mueren otros y aún hoy deciden como millones aún deben morir, hasta ese derecho nos han robado, a como dice la canción SOBREVIVIENDO.

    Muchos hacen sus propias tumbas, para que sean tirados ahí, después de que sus verdugos los asesinan.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El poder de las masas no necesariamente se ve reflejado en las decisones finales, estas, serán tomadas con base en quien tiene la mejor maquinaria para comunicarse.

    A través del tiempo se han manejado importantes coyunturas políticas y de país, basados en los criterios de unos cuantos y eso no solo se da en Costa Rica, por toda America Latina, he visto sesgada la oponión popular por los medios de turno que ya tienen su editoriales, obituarios, clausuras, etc, hechas con bastante tiempo de anticipación, respondiendo a interes exógenos a la voluntad popular.

    Yo también pasé esa página desde el 8 de Octubre pasado, sumándome a miles de costarricenses que, independientemente de estar o no de acuerdo, aún seguimos apoyando un sistema democrático que nos ha regido por décadas en este hermoso país.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hagamos cada vez más que esos MEDIOS POPULARES OFICIALES dejen de serlo, ideemos formas de crear nuevos medios donde la gente pueda ver la otra cara de la moneda, hagamos un pequeño esfuerzo todos con las mejores herramientas que cada uno tenga para que el resto de la gente pueda tener más material para tomar decisiones, no publiquemos sólo lo que nos conviene, o lo que creemos que nos conviene, enseñemosle a nuestros hijos y a los niños en general que deben analizar, razonar y no precisamente aceptar a la ligera lo que vemos en la tele , en los medios en la internet y lo que iomos de los demás.

    Me refiero mucho hacia lños niños por que los problemas actuales de nuestro país, no somos nosotros los que los vamos a corregir, son ellos, eso sí si trabajamos desde ya para que ellos lo hagan bien.
    Gracias

    ResponderEliminar

No se aceptan notas publicitarias u ofensivas. Su comentario será aceptado si no lleva estas intensiones.