LA ADULACIÓN Comentario

LA ADULACIÓN

Una cosa es reconocer las virtudes de otros lo cuál es muy bíblico y loable y otra cosa es ser un experto en adulaciones. Cada adulación que sale de nuestros labios es como una espada sobre nuestra cabeza, tarde que temprano se podrá romper el hilo que la sostiene y cortar nuestra propia cabeza.

Denigrante es encontrar en los medios políticos quienes adulan al gobernante de turno con un " Sí, Señor Presidente" " Lo que usted diga, Señor Presidente " O hallarlos en la Universidad , el trabajo o aun en la Iglesia. Hoy descartemos de nuestra vida la adulación y rescatemos el agradecimiento.

En la Carta I Cor 5:6,7 dice:

“Hacen mal en jactarse. ¿No se dan cuenta de que un poco de levadura hace fermentar toda la masa? Desháganse de la vieja levadura para que sean masa nueva, panes sin levadura, como lo son en realidad”.
Así también la lengua es un miembro muy pequeño del cuerpo, pero hace alarde de grandes hazañas. ¡Imagínense qué gran bosque se incendia con una pequeña chispa! También la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.

Santiago 3:5,6


Colaboración de:

Lic. Eduardo H. Moya Monge

2 comentarios : Leave Your Comments

  1. Casos especiales son aquellos a los que nadie se les opone, casi siempre por temor. Ejemplos: Fidel Castro, Hugo Chávez, Franco, Pinochet, Maradona y un largo etcétera....

    Un buen amigo te dirá en donde te has equivocado, sin gozar de ello, se entiende...

    ResponderEliminar
  2. La adulación trae consigo la destrucció, del mismo adulador.
    El adulado sabe que el adulador es un peón momentáneo, hasta que deje de ser útil.

    Coincido con Terox, que un verdadero amigo te dice donde esta uno equivocado.
    Saludos

    ResponderEliminar

No se aceptan notas publicitarias u ofensivas. Su comentario será aceptado si no lleva estas intensiones.