Álbum Manuel Gómez Miralles Traspaso de poderes Calderón – Picado, 1944




Fotografías tomadas por Manuel Gómez Miralles durante los actos protocolarios, celebraciones y desfiles relacionados el 8 de mayo de 1944
La presente versión digital corresponde a un esfuerzo para la recuperación y difusión del material fotográfico de Manuel Gómez Miralles, con el objetivo que cualquier persona, grupo o institución pueda contar con él como recurso histórico y visual sobre la temática relacionada, los ambientes inmediatos y personajes aparecidos.
Las placas de Gómez Miralles involucradas en este álbum son de la 44078 a la 45116. El álbum original aparece con algunos números de placas omitidos por lo que el rango no está completo, lo que hace pensar la posibilidad de que el autor hizo una selección previa antes de su lanzamiento. No se ha logrado ver un álbum igual que permita efectuar comparaciones o reiteraciones de la forma original con que se lanzó y comercializó.
El álbum consta de 101 fotografías digitalizadas a 600dpi incluyendo el cartón tipo construcción color negro de 21x29cm con que se foliaban. No se pudo revisar el reverso de las imágenes ni digitalizar físicamente directa ya que éstas estaban forradas en un plástico adhesivo que impedía separarlas de las páginas de cartón originales. El dueño anterior, quien facilitó el documento, indica que originalmente las fotos estaban colocadas en cada hoja con un papel protector que, con los años comenzó a deteriorarse y a quedarse adherido a las fotografías, por lo que lo eliminó y mandó a restaurar. Lamentablemente el trabajo que se le efectuó fue literalmente emplasticar cada hoja con una fotografía en cada lado, todas a la vez, sin opción de separarlas.
El encabezado y pie de página que se le incluye no obstruye de forma importante las imágenes, con el fin de presentarlas de forma íntegra y con la opción que el usuario pueda mostrarlas y apreciarlas. El uso, edición, recorte o modificación de cada imagen es responsabilidad de cada usuario, y se solicita únicamente mencionar la fuente del distribuidor del medio digital-
Forcos Costa Rica ni Elegrams Costa Rica, así como los propietarios de la versión física de este álbum reciben ni otorgan permisos o derechos de autor, reproducción, uso o distribución de dichas imágenes. El usuario es el responsable de darle un uso apegado a las leyes costarricenses y de apegarse a las disposiciones que el verdadero poseedor de los derechos patrimoniales le solicite o demande.
Elegrams Costa Rica participa en la recuperación visual de este documento al facilitar un comprador al dueño anterior (Allan Cerdas Quirós), sin remuneraciones económicas por dicha labor, únicamente por el permiso directo de éste y del nuevo dueño (Anónimo) de efectuar la presente digitalización y de poder colocarla para uso público por medio de FORCOS Costa Rica, sus grupos en redes sociales, sitios web y medios digitales.
Agradecemos la colaboración de la administración del grupo de Facebook “Fotos Antiguas de Costa Rica” por ofrecernos el contacto para tener acceso al documento. A Allan Cerdas Quirós por su anuencia en escanear el documento y al actual dueño (2016) de éste por también apoyar la iniciativa.
Agradecemos también al grupo de Facebook “Costa Rica Antigua vista por el lente fotográfico de la historia”, por ayudarnos a difundir la opción de adquisición del álbum y así poder encontrar un interesado que hiciera posible el objetivo de don Allan Cerdas de vender el material.
Gracias a los miembros en general del grupo de Facebook “Manuel Gómez Miralles, su legado histórico fotográfico” por colaborar también en el proceso y en la identificación y revisión de algunas de las imágenes digitalizadas.




FORCOS Costa Rica. Setiembre 2016

Álbum en versión PDF para ver Online. 
Puede entrar a ISSUU y descargar el archivo PDF. (Requiere cuenta en ISSUU.com)


Costa Rica en el Chicago Tribune. 1901. Costa Rica Threatens War Against Seekers of Treasure Buried by buccanieers


Tomado de: Chicago Tribune, Noviembre 3 de 1901

Texto en inglés resultado del OCR del documento original. Algunas palabras podrían no ser coherentes.



Costa Rica Threatens War Against Seekers of Treasure Buried by buccanieers.

WAR over a pirate treasure may be the outcome of an expedition that Is about to sail from Vancouver. B. C.. W to explore Cocos Island for buried gold and silver. August Gissler, Governor of the Island. who has an eye on the treasure himself. will be the other party to the conflict. and will go Into It with a Costa Rican man-of-war and a few hundred sol- diers from that republic.

jt is doubtful at that if either of them cou!d And the coveted funds even without Interfer- ence. But that Is because of the concealing powers of tropical vegetation.not bcause the money Is not there. There is plenty of evi- dence that Cocos Island contains the richest treasure that a pirate ever buried-the wealth Spain In the new world, and was captured by the buccaneer Captain Don Pedro Benito In 1820 when it was being trans- ported to Europe. A gold crown inlaid with precious stones, a cask of Jewels. 7:t3 gold bricks, and 150 tons of silver make but a part of the he captured and could not take with him when he died.

The expedition which Is to find It has been organized in Vancouver with a nominal cap- ital of $10,000. It proposes to fit out a ship and sail to the Island. which lies In the Pacific Ocean 800 miles from the coast of Central America, and there to follow a map It has bought from the widow of a Norwegian sailor who found the treasure but could not carry St away.

Costa Rica Threatens War.

The knowledge that this expedition will soon he with him has aroused bitter resent- ment In the breast of Governor Gissler. Al- though Cocos Island has a fine harbor and plenty of water, being Governor or It Is not the greatest job In the world. But August Gissler had heard of the treasure and be se- cured the Governorship as an addition to a concession from the Costa Rican govern- ment allowing him to dig-for Benito's gold and silver. As he is to give the government a large share, arms and men and even gun- boats will be furnished him to keep In- away. So he bag written to the Consul General of Costa Rica, In San Pran- cisco, to head off the treasure seekers-, with a promise that war awaits them-It they come. In his letter the Governor writes at of the treasure and Its history.

In 1820 Captain Don Pedro Benito. he says, commanding the brig Relampago, found the waters of the Caribbean Sea too warm to continue his piracies. so he took on board of his vessel a lot of gold and silver; the rest he left buried on an island In the West Indies. sailed through the Straits of Magellan, and off the northern part of Peru fell In with a Spanish government galleon bound for Spain, loaded with a particularly 93cn lot of treasure, *h!ch the Spanisn government wished to ship to Spain on ac- count of the revolution against Spanish dominion which was then beginning.

Ship Captured and Sunk.

They alongside of the galleon, board. ed it, and overcame the crew. They trans- ferred the treasure from the galleon to their own vessel and then sunk the Span- iard. Heaving this immense treasure on board, estimated at many millions, the Cap- tain did not know of a suitable place wlt,. It might be landed.

The Captain came to the conclusion that Cocos Island, being 300 miles off the coast of Central America and out of 'he beaten track of vessels, would be the most suitable place to go to.

Then they learned that the richest Spanish people of the City of Mexico, high govern-

ment officials, and others, were coming down with pack mule trains, carrying all their he- longings, money, and treasures, to embark on two vessels at Acapulco.

The pirate vessel lay outside of the port of Acapulco, cruising up and down. wait- Ing until these two vessels should come out One morning, about six weeks after the pirate vessel first arrived off Acapulco, the confederates on shore notified their Captain that the two vessels were heaving up anchor and ready to sail'.

Captain Benito stood In and met them as they came out. He poured shot Into them and captured them one at a -time; killed alh on board, secured all the treasure from one and as much as he could from the other before they both . They then shaped their course for Cocos Island and moored their vessel there. One gang was sent on shore with the mate to dig a cave In sand- stone on the side of a , and one party of men wa.s sent to the point where the brig was moored to make a large - . In this excavation they put more than 150 tons, or more than 300.000 pounds of si- ver and silver dollars.

Blew.Up the Mountain.

This they hoisted up from the vessel by a derrick and dumped It Into the excavation. Then they put some kegs of powder above It to cover the hole And blew up the mountain: They -left certain marks cut In the rocks which are there to this day.

In the other excavation which the mate had made they put 733 gold bricks, 4 by 3 Inches and 2 inches thick. and. alongside of them they put 273 gold hilted swords, inlaid with jewels. Further up the river on the island they buried several Iron filled with gold coins. and covered up these caves in the same way as they did the large one.

The Captain and two men buried a gold crown, Inlaid with priceless jewels, and In the same hole put a small cask of precious stones. He then killed the two men who helped do the work. However, the Captain was watched by one of the boys who sur- vived all of the pirates.

Meantime the pirates had lost many of their number in the various fights, and the Captain made a proposal to the rest of the men left on the Island to return to the West Indies and to get the treasure left there. then return to Cocos, divide there, and dis- band. ,Some of his crew, dissatisfied wilth this,. started a fight right on the Island and more than twenty men were killed then and there. The survivors consented to go with the -Captain to the West Indies and carry out the plan.

A British man-of-war was In the West Indian -harbor when the Relampago. the vessel of Captain Bjenito, came Into the har- bor. shorthanded and . Be- fore Benito knew where he was he was right under the guns of the man-of-war Magician. Captain Benito blew out his brains.

The rest of the crew were captured and were tried for piracy at langston. Jamaica. and eighty-one of the pirates were hanged on the yardarm of the -war. While they were In prison two of them, Thompson and Chapelle, who.had been forced to Join the pirates against their will, got away and swam to a whaler In port. This whaler sailed the same night with Thompson and Chapelle on board.

After awhile each believed the other dead and each organized an expedition. Chapelle In England and Thompson In Newfoundland. The English expedition could not locate Cocos Island. and finally their vessel was wrecked off the coast of Costa Rlica, and Chapelle left all his papers and information there.

Searching for the Treasure.

The other expedition came to the Island and found some gold coin. Captain Boag of that disappeared. He prob- ably was murdered by a man by the name of Keating. When Keating reached New- he carried on his person gold and Jewels to the value of f8,000.

In IS&97 I received on the Island a from the second wife of Keating, from whom I all the plans and papers. All of the Chapel!e papers were obtained by me from Costa Rica, and all the marks Indi- cated and set forth therein have been found and verified, and, of course, are now known only to me. The lapse of time and the - riant tropical vegetation will make the un- covering of these riches .

But they are there. I have been on Cocos Island since 18'J) and I know whereof I write. This densely wooded little island of only twenty-four square miles Is the store- house of a treasure such as romance con- ceives. And this Is not a romance.



San José! te rogamos que no nos atiendas tan bien!

Extracto de la bitácora de la La Primera Expedición Panamericana Integral (1982-1996) por los esposos Pachta.

****************

San Jose Avenida 2 calle 9 vista al oeste. Año 1985
La fotografía no pertenece a la bitácora de la expedición ni a este texto.Es meramente ilustrativa.

\SJ/  Ya hace varias horas que estamos en San José.

Estamos instalados en un motel - no, perdón, no en un motel, porque, en San José, un motel es una casa de encuentros ilícitos - estamos en un apartotel. Necesitamos ponernos un poco al día después de las ininterrumpidas andanzas desde San Diego - lo que no quiere decir, lamentablemente, que descansaremos; y, sin embargo, lo necesitamos terriblemente.

Las primeras horas en San José fueron un milagro de cortesía a una inmensurable potencia.

Apenas hubiésemos llegado al centro de la ciudad y parado un ratito en una plazoleta para ubicarnos, se nos acercó un caballero a preguntar si necesitábamos algo; bueno, se quedó con nosotros quizás unas tres o cuatro horas, guiándonos literalmente por la mano; muchas veces, le dijimos que ya no, que era demasiado amable, que nos sentíamos incómodos de tomarle tanto tiempo; pero él, cada vez, insistía, y seguíamos.

▪ Queríamos ir a Migraciones para prorrogar nuestra famosa visa recibida en >>Alta California - ahí nos guió, e insistió en ir con  Karel de ventanilla en >>ventanilla para averiguar qué trámite había que hacer; resultó que no hubo >>que hacer nada.
▪ Queríamos ir al consulado de Panamá para conseguir nuestra visa - ahí nos >>guió, e insistió en entrar al consulado con Karel, casi ni le dejó hablar, >>lo quería hacer todo él.
▪ Nos informó de la diferencia, en San José, entre moteles y apartoteles; sin >>él, nos hubiéramos perdido quizás horas antes de avivarnos.
▪ Nos informó que, en San  José, no hay servicios de revelado de películas en > una hora; sin él, nos hubiéramos perdido más horas buscando lo imposible.
▪ Nos informó que, en San José, no hay lavandería funcionando con monedas; >>otro valioso tiempo que hubiésemos perdido antes de avivarnos.
▪ El insistió en guiarnos a varios apartoteles hasta que encontramos éste >>donde estamos.
▪ Naturalmente, necesitábamos un supermercado - ahí nos guió él, al mejor de >>San José.
▪ Ah sí, también queríamos ir al correo central - ahí también nos guió nuestro >>benefactor compulsivo.
▪ Hasta quería llevarnos, mañana tempranito, a las 7, al volcán Poás; tuvimos >>que suplicarle que estábamos muertos y necesitábamos descanso.

En fin; ya encontramos mucha gente amable durante nuestra Expedición, no nos podemos quejar, pero eso fue un milagro. Hicimos en unas horas, y sin pena, lo que nos hubiese demorado seguramente hasta la tarde del día siguiente.

En el supermercado, nos esperaban varios otros milagritos.

El más inmediato fue que la música de fondo consistía en una alternación de música clásica y música ligera; así, recorriendo un supermercado en San José, pudimos escuchar la primera música clásica de calidad acústica nítida desde una eternidad; claro, no se trataba de audición académica integral de toda una pieza, solamente de trozos, pero así pudimos escuchar el coro de la Novena de Beethoven, y una parte de la Inconclusa de Schubert.

Otro milagrito fue que encontramos, por primera vez en dos meses, agua potable purificada, por damajuanas de plástico - si bien, muy extrañamente, las damajuanas no estaban selladas, por lo que comprarlas fue un acto de fe, ya que cualquiera podría llenarlas de cualquier agua y el comprador nada sabría.

Lamentable- y sorprendentemente, no había jugos de fruta decentes - todos, con azúcar, hechos de concentrados.

La ciudad de San José es la primera, en mucho tiempo, más o menos balanceada, con barrios de varios tipos, como suele haber en ciudades habituales; y bastante limpia - si bien no lo suficientemente a gusto de nuestro guía.

Su cuadriculado callejero central, no sabemos cómo calificarlo. El centro del cuadriculado tiene toda la precisión de un punto exacto: el cruce de una avenida "central" y, perpendicularmente, de una calle "central"; y luego, todas las avenidas corren paralelas a ambos lados de la avenida central, y todas las calles corren paralelas a ambos lados de la calle central; y todas, en orden numérico, pero no ordinal correlativo simple sino ordinal salteado, o sea por números pares de un lado, y por números impares del otro lado, de la calle y de la avenida centrales respectivamente.

Habrá un par de cositas que querremos visitar en San José, pero hoy ya no nos moveremos, ya no damos más.

. .
*


Esta mañana, nos dimos cuenta de que no tendríamos la fuerza de cumplir nuestros planes, a saber visitar un poco la ciudad y encontrar un taller para hacer reajustar el vehículo; el cuerpo no da. Nos quedaremos en el motel - perdón, apartotel; con la, de todos modos, imperativa tarea de transcribir las cintas.  Mañana, será otra vez en la calle.

El cartel de regulaciones hoteleras que hay en este apartotel debe de haber sido traducido de un original vespucciano: ¿Qué mente no vespucciana, y en el uso de sus facultades propias, podría escribir "toda persona que viaje por Costa Rica deberán ...". Es esto una típica lógica - o, mejor, ilógica, gramatical vespucciana.

Por otra parte, según la guía telefónica, hay por lo menos una empresa de aviación en Costa Rica que descubrió la manera de hacer sus aviones más livianos: simplemente le sacó la h a las  élices.

Aquí, en Costa Rica, también hay una influencia vespucciana debajo de los coches, pero, aquí, con más galantería que en México; las damas primero: lo que, en México, era el mofle, aquí se metamorfoseó en la mofla; para nosotros, seguirá siendo el silenciador.

En Costa Rica también, los billetes de banco están impresos por una empresa vespucciana.

Para los años 80s, también circulaba la moneda de 2 colones. El término 6 reales eran 3 pesetas (monedas de 25 céntimos) y se usaba bastante todavía.

Entre las monedas, hay una moneda de cuatro unidades, y una moneda de dos unidades, de las cuales unidades no puede haber una sola unidad: se trata de una moneda de cuatro reales, que vale 50 céntimos, de una moneda de dos reales, que vale 25 céntimos; pero no existe un real, que sería 12,5 céntimos.

. .
*


Hoy, otro día en San José. Lo estamos pasando en un taller mecánico para darle al vehículo el tratamiento que se merece después de llevarnos fielmente por tantos caminos tan malos: cambio de aceite y engrase, naturalmente, pero también revisación general de todas las tuercas y todos los bulones; también hay que cambiarle los frenos de atrás y un retén de grasa en uno de los semi-ejes de atrás.

Es la oportunidad para repasar unos datos generales.

Naturalmente, todo lo ya mencionado en cuanto a las vicisitudes de uniones y desuniones de los cinco países de Centroamérica también vale para Costa Rica. Sin embargo, es de notar que, antes de la unión con México, Costa Rica había también considerado la posibilidad de unirse, junto con Panamá, a Colombia.

Van apareciendo más desperfectos en el vehículo. Hay que hacer una operación quirúrgica en los frenos de adelante; no solamente hay que cambiarles las zapatas sino también tornear un disco y arreglar los pistones, todo ello porque en México, cuando nos cambiaron las zapatas, no se preocuparon de ver si los pistones funcionaban correctamente.

Muchos problemas; tantos problemas, que hoy no se va a terminar todo. Mañana será otro día en San José, otro día que se empezará tempranito a la mañana en el taller. No hay duda de que sería mejor que no haya todos estos problemas, no hay duda también de que, por lo visto, fue una decisión de vital importancia hacer revisar todo por la duda, antes de enfrentar la incógnita del Darién y, luego, los Andes a todo su largo.

. .
*


Ni nos acordamos cuándo hicimos nuestra última anotación. La cuestión es que hoy es viernes, el quinto día que estamos en San José; y que esta tarde nos vamos a ir del apartotel. A ver si ponemos un poco las anotaciones al día.

En momentos accidentales y, lamentablemente, demasiado escasos, o sea por entre las eternas transcripciones de las cintas, tuvimos el gran placer de escuchar los programas de la radioemisora de la Universidad de Costa Rica.

Es realmente una joya esta programación, como lo fue la programación de la Universidad de México en Mexicali; no hay semejante cosa en toda Vespuccia y Canadá. Sí, hay programas sueltos buenos en las ondas hertzianas de estos dos países, pero heterogéneamente, por horas, mientras que estas programaciones, aquí, parecen pequeñas obras de orfebrería en permanente desarrollo.

En las oportunidades al azar cuando prendimos la radio,

≈ nos encontramos con los siguentes programas: cantos de los paraborígenes Guayamíes - adaptabilidad de las relaciones entre las provincias y el gobierno central de Canadá - música ligera - música clásica - escuela cinematográfica italiana - música clásica - uso correcto e incorrecto de ciertas locuciones castellanas - relación entre Verona y Shakespeare por lo de Julieta y Romeo - música clásica - casos y cosas insólitos - música ligera;

≈ nunca encontramos un boletín informativo, ni música folklórica;

≈ sí encontramos una profusión de palabras adecuadas como ser fototeca que, en Vespuccia, nadie entendería porque allí dirían biblioteca de fotografías.

Las incógnitas y los posibles problemas de la travesía de Guatemala, Honduras y Nicaragua - que, después de haberlos enfrentado, tendíamos, automáticamente, a subestimar - recobraron de repente toda su importancia cuando, en la calle, se nos acercó un hombre que piensa hacer el viaje en sentido contrario, para preguntarnos todo lo que nosotros preguntábamos cuando nos acercábamos desde el otro lado.

Como lo vemos cada vez que entramos al, o salimos del, apartotel, Costa Rica no tiene ejército. Es el único país de la Tierra en no tener ejército; y prefiere gastar la plata en educación: justo en frente del apartotel, hay una antigua fortaleza que hoy, ya que no hay ejército, sirve el propósito más apacible de museo nacional.

Costa Rica tiene tradición de paz, trabajo y cultura porque, cuando llegaron los Blancos, no había nada para robar - ni oro ni plata, ni como minerales ni en monumentos; además, los paraborígenes, aunque no muy numerosos, no se dejaron esclavizar; por cuanto los invasores tuvieron que volverse colonos ... y trabajar.

Volviendo a la emisora de radio que nos gusta, nos dimos cuenta de que los programadores, en realidad, mayormente no son creadores sino recopiladores utilizando programas de radio recibidos desde varios puntos de la Tierra; también, las transmisiones terminan a las 22, lo que deja buena parte de cada velada en el vacío.

En cuanto a televisión, la miramos en varias oportunidades, unos pocos minutos cada vez. La televisión en general no se nos merece mucho más que un asombrado desdén, pero cuando la televisión sufre, y proyecta implacablemente el sufrimiento, de una disociación permanente entre labios que hablan en un idioma y la banda sonora que habla en otro idioma, programa tras programa, entonces, ya se pasa de todos los límites, es un insulto a la inteligencia más bruta de los televidentes.

No.  Hoy ya no saldremos del apartotel; demasiado tarde.

Carta de despedida al músico y maestro Carlos Ovidio Barrantes Soto



Carta de despedida al músico y maestro Carlos Ovidio Barrantes Soto.
27/4/1932 - 21/11/2015

Llegó el día por fin en que los verás de nuevo. Abrázalos, dales muchos besos, pídeles perdón por todo y tranquilo, que te perdonarán, porque desde hace casi 50 años lo hicieron cuando llegaron ahí mismo.

Diles que aquí tienen a un hijonieto que los quiere conocer, todo, que no tuviste tiempo de contarle muchas cosas sobre ellos, que apenas mencionaste un par, que casi nada supe.
Abraza a tus hermanos, dales la bendición de mi parte aunque la máxima ya la tuvieron hace un tiempo antes que ti. Prepara tus manos para otros 16 abrazos que tanto has esperado. A unos a tu altura y a otros tendrás que agacharte porque del metro veinte no pasan. A otros tal vez alzarlos pues seguro que ni a gatas pisaron el suelo antes que ti. Dile a los más pequeños que se preparen mucho pues cuando los vea tendrán que contarme todo, pues de ellos no supe nada. A los más grandotes pues algo ya vi mientras crecía y ellos se arrugaban. Algunos ya tenían su sonrisa marcada del todo cuando compartieron su aire conmigo. Otros como tu también la fueron marcando mientras yo también me arrugaba.

Tu que fuiste mi abuelo junto con los que llegaron contigo y se fueron cuando ya tenías anteojos. Porque la vida me dio solo una, pero en su delantal traía seis más, escondidos en las máscaras de su hermandad, pero que casi de inmediato se apropiaron de ese dorado puesto que tres no tomaron por ley. Contigo aprendí a ir usando poco a poco la B en vez de la G, con la práctica de cada tercer domingo de junio. Pues la P tampoco la usé nunca.

Sofocabas de viento la sala de la casa ya que el aire fresco fue el menú preferido siempre, sin camisa y en camiseta, con la faja suelta, un refresco de lo que sea y un televisor con cualquier bola que tuviera piernas detrás de ella. Me hiciste conocer a aquellos "hijuemilputas" que te acompañaban los domingos cuando se comían tus amados mangos, y no te dejaban ninguno. A veces le dejabas ruidos metálicos al viento, con notas extrañas levantando tres de tus dedos a la vez y a lo loco a veces, apretabas los cachetes y pelabas los ojos, y de un trompazo me enseñaste a inflar la cara y a chillar los oídos de todos en la casa.

La primera vez que te recuerdo, le convertiste la mano en cuero a tu hermana mayor, y las nalgas me quedaron rojas por primera vez por no escuchar que lo añejo se debe quitar antes del medio día. Como disfrutaba mi abuela su bigote. Cuanto la extraño, dile que será la primera, y que escoja si en mecedora o en el poyo de un parque. Donde se sienta más cómoda, con un par de cigarros y una cerveza, yo le llevo fósforos con hormigas.

Nunca fuiste mi maestro, pero pusiste en mis brazos una pianica, un teclado, una trompeta, un acordeón, blancas, negras, dobles, soles y fases, tanto que en seis cuerdas se convirtió todo al final. No me enseñaste a cantar el himno nacional, pero sí me enseñaste como se le hacen himnos a todos cuantos merecieran cantarse. Aprendí también a que hay líquidos que te calientan la garganta, y te cambian el ritmo por lo bajo, cambiando notas para el recuerdo, desafinando rosarios y afinando el amor, entonando a la gorda de nuestras vidas, la que siempre cantaba al final.

Con tu hermano el de los leones aprendí qué era el pacholí, y contigo lo viví, a diez metros ya anunciabas tu vanidad y buen gusto. Nadie te ganó en eso. Menos yo. Me regalaste el primer signo de una vida tropical, la etiqueta y elegancia en mundos que amanecen con la brisa del mar, en mangas cortas y miniatura de mi edad corta, que nunca usé, hasta que ya no estuviste. En tu nombre a media panza con una orgullosa guayabera celeste, te pido perdón por mi tonta infancia y confieso que la biblia que me diste es de los tesoros más preciados que me enseñó lo que es arrepentirse por una estupidez.

Ya es hora de aprender lo que solo se entiende cuando no está más el maestro, el que siempre tuvo sonrisas aunque le acosen los hijuemilputas, quien nos enseñó la serenidad a punta de calmarte por berrinches de gramillas (siempre los hijuemilputas), el que logró explicarnos la existencia del Corazón con Patas, que nos sacó cosquillas de las rodillas y calambres en la nuca. Duraste ocho décadas sembrando cabellos de seda para despeinártelos todo el tiempo, coleccionaste boinas de cuadritos para arrebatártelas todo el tiempo, y te aviso que con una de ellas te quedarás ya hasta todos los tiempos. Tus ropas de gala también se irán contigo y tuve la dicha de abrazarte en caliente y también de vestirte y abrazarte en frío. El amor no tiene temperatura fija.

Se harán flacas tus carnes pues todos adelgazamos siempre, cinco años después de que te topes con tus padres y le mandes mis saludos, tal vez pueda conocerte realmente no solo en carne sino también en hueso.

No te preocupes por el ángel que te salvó la vida aquí en la tierra, pues ella misma nos salvó a nosotros en buena parte y se construyó un paraíso donde todos la amaremos por siempre. Ella seguirá con su luz bendiciéndonos a su modo tan particular, tan lleno de formas de entrar sin pedir permiso, limpiar la sala, barrer el piso, lavar los platos, alzar los muebles y sacar los trapos, barrer el patio, lavar la ropa y hacer deliciosas comidas. Todo esto en la casa de nuestros corazones. Porque así es como de seguro entró en tu vida y te alejó de muchas costras que llevabas pegadas desde años antes. Porque gracias a una trompeta en tus manos atravesaste el país del norte de tajo a rajo, pero gracias a ella viajaste en las nubes y paraísos con solo andar desde Cucubres a Barrio Jardín. Tu hermana -la del radio rojo que quise quedarme- te la presentó, ahí por el río de las inundaciones y las curvas pronunciadas. Ese río que a veces llevaba refris y gallinas, bolas y sillas, le daba brisa a tus días de amor en el barrio de la Carmen, de aquella Carmen que debes estar abrazando ahorita mismo. No te pelees más con ella pues ya no es hora de agarrarse por culpa de caudillos y doctores. Nada más pongan a Gardel a cantar la Malagueña, y seguirán disfrutando de lo mejor.

Sigue disfrutando ahora que no hay forma que te impida, ni brazos cortos que no te dejen alcanzar, ahora que puedes tener todos los dedos que quieras para tocar los pianos que inventes, ahora que tendrás trompetas con fuelle y acordeones con boquilla. Olvídate de tus pecados que aquí no queda nadie que los recuerde, tan solo para saber que los sufriste para darnos el ejemplo que cada uno de tus hijos, nietos, bisnietos y sobrinos sabrá cómo aprovechar. Juega todos los números que quieras pues el premio mayor ya lo ganamos al tener por bendición tu presencia entre nosotros. Yo seguiré coleccionando billetes todos los domingos, para que mis tataranietos se hagan millonarios gracias a tu gran y preciosa historia.

CG 22.11.15

Documentos relacionados con Costa Rica en el portal del Banco Mundial



Documentos relacionados con Costa Rica en el portal del Banco Mundial